PREGUNTAS FRECUENTES

¿Por qué la quiropráctica es tan desconocida en nuestro país? 

Ahora la quiropráctica puede estudiarse en España pero hace unos años debías viajar y establecerte en EE.UU. para formarte. Además de los requisitos económicos que implicaba dicha formación, tu nivel de inglés debía ser muy alto para afrontar exitosamente la formación. Por esa razón los quiroprácticos, en esos años, eran profesionales de otros países que ejercían en nuestro país. Actualmente no es así. 

¿Dónde encontrar un listado de quiroprácticos que trabajen en España? 

Te recomendamos que entres en la web de la Asociación Española de Quiropráctica en el apartado Busca a un quiropráctico. Allí encontrarás a los Doctores en Quiropráctica con título universitario expedido por alguna de las universidades de quiropráctica reconocidas internacionalmente por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica. 

¿Cómo se realiza un ajuste quiropráctico? 

Un ajuste puede hacerse con un percutor y de forma manual. Sea cual sea la forma en la que te hagamos el ajuste, no es necesario que te desnudes para recibirlo. 

¿Duele ajustarse? 

Puedes estar tranquilo. El ajuste no es doloroso. 

¿Puedo ir al quiropráctico mientras estoy haciendo rehabilitación? 

Sí. Con los ajustes te estás reconectando con el doctor que llevas dentro. Recuerda que si la conexión que se establece entre tu cerebro y tu sistema nervioso es de calidad, cualquier terapia o técnica que estés llevando a cabo se verá potenciada e intensificada tras los ajustes quiroprácticos. 

¿Puedo recibir ajustes si tengo osteoporosis? 

Sí. La quiropráctica no cura la osteoporosis pero ésta tiene que ver con un problema de asimilación, de absorción de calcio. Retomando la idea anteriormente expuesta, si la comunicación entre cerebro y sistema nervioso es la adecuada, el proceso de asimilación del calcio se verá mejorado. 

¿Cuál es la diferencia entre un quiropráctico y un quiromasajista? 

El trabajo de un quiropráctico y un quiromasajista no guardan relación. El quiromasajista te da un masaje y el quiropráctico trabaja con el sistema nervioso. Un ejemplo: tienes una contractura y su origen es muscular. El quiromasajista masajea en la zona afectada y te alivia. Pero imaginemos que al día siguiente o al otro, vuelves a tener la misma contractura en el mismo lugar. Eso significa que el masaje del quiromasajista te alivió momentáneamente, pero como tu dolor no era muscular sino un problema neurológico vuelve a aparecer con insistencia. En este caso, la contractura procederá de una subluxación en la columna (desplazamiento de la vértebra fuera de su sitio e irritación de los nervios que pasan a través de ella), que debe ser tratada con los ajustes quiroprácticos para que se restablezca la conexión cerebro-sistema nervioso y vaya remitiendo el dolor que tienes. Recuerda que las vértebras pueden moverse un poco de su sitio por malas posturas, caídas, fracturas, estrés físico, emocional o químico, etc. 

¿Qué síntomas debo tener para ir a un quiropráctico? 

No es necesario tener síntomas para recibir tus ajustes quiroprácticos. Lo habitual en nuestro centro es que las personas vengan ya con un diagnóstico hecho y con dolores concretos en determinadas zonas de su cuerpo. Y en este punto hemos de aclarar un dato que seguro va a sorprenderte: ¿Sabías que de todos los nervios que tenemos solamente el 10% están asociados a una fibra de dolor? De aquí puedes deducir que sintiéndote aparentemente bien y en un estado de salud bueno, haya partes de tu cuerpo que no estén funcionando correctamente y que tú lo desconozcas porque hay ausencia de dolor en tu cuerpo. Es con las pruebas quiroprácticas cuando averiguamos qué no está funcionando bien en tu cuerpo. Contamos también con usuarios que llegan a nuestro centro porque un amigo, familiar o compañero de trabajo le ha comentado que se curó su dolor yendo al quiropráctico. La verdad es que la quiropráctica >no cura enfermedades: te conecta con la capacidad de tu cuerpo para autoregularse a sí mismo a través de los ajustes. Eres tú con la sabiduría de tu cuerpo el que vas poniendo orden y generando salud día tras día. 

¿Cuánto dura un tratamiento quiropráctico? 

Depende. En realidad, la quiropráctica no es un tratamiento. Una dieta de adelgazamiento, por ejemplo, sí lo es. La empiezas con el objetivo de perder unos kilos y cuando has cumplido el objetivo, la dejas. En cambio, la quiropráctica es un cuidado y lo puedes hacer durante toda tu vida. Es como el gimnasio o las clases de yoga, que te aportan una calidad de vida que valoras y agradeces y no deseas dejarlo.

¿Dónde encontrar un listado de quiroprácticos que trabajen en España? 

Te recomendamos que entres en la web de la Asociación Española de Quiropráctica en el apartado Busca a un quiropráctico. Allí encontrarás a los Doctores en Quiropráctica con título universitario expedido por alguna de las universidades de quiropráctica reconocidas internacionalmente por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica. 

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE QUIROPRÁCTICA

http://quiropractica-aeq.com/

BUSCA UN QUIROPRÁCTICO

http://quiropractica-aeq.com/index.php?option=com_facileforms&Itemid=96

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?